4 maneras de tener buenas ideas cuando más las necesitas

Todos tenemos el superpoder de la creatividad y eso se traduce en buenas ideas.

Además, es algo común, no necesitas ser del grupo de Los Vengadores para alcanzarlas.

Pero siempre vas a necesitar un ligero empujón para que el cerebro se te brote de ideas.

Sobre todo en los momentos donde no se te ocurre ni cómo comenzar a escribir un mensaje de texto.

Seguro te ha pasado.

El cansancio, siempre lo mismo; todo juega en tu contra.

Entonces seguirás siendo mediocre si no buscas la manera de luchar contra ello.

Cómo crear buenas ideas

Imagina que estás en un reunión de trabajo y te piden resolver algo.

Cuando escuchas tu nombre, tu cerebro se queda totalmente en blanco.

¿Qué haces?.

Otro ejemplo:

Tu situación económica va de mal a peor, sabes que tienes que hacer algo al respecto aunque nada de lo que se te pasa por la mente parece viable.

Aquí hay otro caso:

Tienes un cliente nuevo, desafiante, de esos que provoca correr a penas lo conoces.

Pero como eres muy buen profesional, lo quieres impresionar para tener mejores resultados.

Cuando te toca el momento de hacerlo, no te sale nada bueno.

Todas las estrategias que te planteas parecen ser recicladas.

Tienes dos opciones:

Sentarte a llorar o buscar una solución.

Yo te propongo la segunda.

No te sigas culpando ni recriminándote por ello, es normal.

Aparentemente las ideas pueden ser tímidas e inoportunas.

Por suerte existen varias técnicas para estimularlas.

Conoce estás 4 opciones:

1. Plagio creativo

Investiga acerca de proyectos, ideas, soluciones, nombres y conceptos que te llamen la atención.

Úsalos como los ingredientes para crear tu propia receta.

Mejóralos, reinvéntalos, hazlos tuyos, ponle tu toque, de seguro harás una excelente mezcla.

No se trata de copiar… inspírate, aprende, visualiza y crea.

2. Técnica de Moliere

Al estar dentro de una situación, tu mente se encuentra condicionada por experiencias previas.

Por eso a veces necesitarás ayuda de otra persona para sacar adelante ese proyecto que se te trancó.

Esta técnica consiste en traer a alguien externo, con una mirada y perspectiva fresca que no conozca nada al respecto.

Presentarle el proyecto para que te dé su punto de vista. De allí aparecerá algo, porque literalmente es ver las cosas con otros ojos.

3. Técnica de Da Vinci

Leonardo Da Vinci tenía una metodología para todas sus creaciones e inventos.

Esta técnica consiste en contemplar, ver más allá de lo que está a simple vista.

Desde las cosas más pequeñas, como una flor, hasta las nubes y paisajes.

En situaciones comunes como la hora de la comida o esperando el bus.

¿Qué ves?, ¿o qué hay más allá?, ¿cuáles soluciones encuentras?, ¿qué formas y protagonistas hay?.

Quizás sea una manera profunda de trabajo. Pero si eres artista, escritor, pintor o creador de contenido, te puede ser de mucha ayuda.

4. Brainstorming

La siempre confiable tormenta de ideas, reúne a un grupo de personas y plantéales tu disyuntiva.

Esta sesión creativa te dará una gran cantidad de propuestas y soluciones producto de la interacción.

Recuerda siempre que dos cabezas piensan mejor que una.

En la antigüedad el concepto de creatividad era asociado a los demonios que vivían dentro de los artistas.

Hoy es tan valorada como una piedra preciosa.

Evoluciona tu manera de activarla y no lo dejes a la suerte.

Te sorprenderá lo que lograrás.

Comentarios de Facebook