4 estrategias para trabajar inteligentemente

Trabajar de forma inteligente es la mejor manera de ser productivo.

Creo que hay mucho parloteo sobre que si trabajas duro todo será posible.

En parte es cierto, lo necesitas para acercarte a tu meta.

Pero no llegarás a ella si no empiezas a progresar, avanzar en lo que haces.

Para ello necesitas trabajar inteligentemente.

Tienes que usar la cabeza, ser más hábil que el resto y aprender de las experiencias vividas.

No te quedes sentado a esperar que las cosas caigan del cielo.

Trabajar de manera inteligente significa hacer más de lo esperado.

Implica sacrificar más horas de sueño, placer y descanso.

Pero se refiere también a ver lo que otros no, ponerte unos anteojos diferentes ante la vida y descubrir cosas nuevas.

Quizás estas 4 estrategias te puedan ayudar a trabajar con inteligencia.

1. Convierte tus objetivos en acciones

Probablemente tengas un montón de metas a largo plazo que te inspiran y te motivan.

¿Sabes lo que necesitas para alcanzarlas?.

Si la respuesta es no, entonces sigue leyendo.

Si la respuesta es si, lee también, no perderás nada.

Comienza por dividir tus objetivos en pequeños pasos que te lleven a ellos.

Si tu meta es viajar por el mundo, ¿sabes por cuál país vas a empezar?.

Si quieres ser un youtuber, deberás definir quién eres, qué quieres comunicar y cómo vas a hacerlo.

Con tus ideas claras es más fácil empezar a trabajar, es como si tuvieras un mapa que te guía.

El desorden mental te aleja de todo lo que pretendes lograr.

2. Conoce tus horas más productivas

Hay quienes se levantan a las 4 de la mañana frescos como una lechuga.

Estudian, hacen ejercicio, redactan, crean y el tiempo les rinde un montón.

Existen otros que sin café y una buena noche de sueño no son nadie antes de las 8.

Por otro lado están los que saben que la luna es la mejor musa y sus trasnochos son bastante productivos para el trabajo.

También hay a quienes no les importa la hora para trabajar y necesitan un break cada noventa minutos.

Si no lo toman, su mente se bloquea.

Para trabajar inteligentemente debes conocer tu pico de productividad.

Una vez lo tengas, ajusta tu horario, trata de no recibir visitas, revisar tu mail ni checar las redes sociales.

Es tu momento no lo desperdicies en bobadas.

3. Ponle tiempo a tus actividades

¿Te ocurre que te dicen que tienes tres semanas para entregar algo y lo vas posponiendo y al final lo terminas haciendo en dos horas?.

Eso sucede gracias a la Ley de Parkinson “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”, entonces reduce ese tiempo disponible.

Prioriza tus actividades, asigna un espacio, sin engañarte a ti mismo, culmina en lo establecido y empezarás a trabajar de manera inteligente.

4. Haz uso de herramientas tecnológicas

Usa todo lo que tengas a tu alcance, hará tu vida más fácil.

Descarga apps, escucha audiolibros, aprende con ebooks, contrata a un experto, adquiere nuevas herramientas.

Todo esto te hará más productivo sin mucho desgaste.

Es absurdo ocupar tu cerebro en cosas como el día que debes pagar el seguro, anótalo en tu smartphone como recordatorio y libera ese espacio en tu mente.

También recuerda leer y aprender mucho, lo necesitarás.

Una cosa es trabajar mucho y lograr poco; y otra, trabajar lo necesario pero avanzar.

¿Cómo lo haces tú?.

Comentarios de Facebook