4 cosas positivas que te regala la disciplina

La disciplina es la fuerza que te impulsa a moverte en función de alcanzar un objetivo.

Sobre todo porque no todas las acciones que emprendas en la vida te harán sentir motivado y lleno de energía.

En algunas circunstancias necesitarás de un empujoncito adicional para hacer las cosas.

Y eso es disciplina.

Así como una planta, regarla cuidarla e incluso hablarle trae consigo frutos maravillosos.

Qué es ser disciplinado

Sin embargo, es necesario que entiendas lo siguiente:

Ser disciplinado no significa que te conviertas en esclavo de un guión para lograr un resultado específico.

Al contrario, una persona disciplina es:

• Libre, porque se conoce muy bien y sabe de qué es capaz.
• Perseverante, porque se planteó un objetivo y está dispuesto a hacer todo por lograrlo.
• Honesta consigo misma porque tiene una idea clara de lo que es su vida.

En fin, ser disciplinado es convertirte en una mejor versión de ti mismo.

Siempre valdrá la pena intentarlo.

Qué te regala la disciplina

1. Confianza

Ir al gimnasio en vez de quedarte en casa es una decisión que requerirá de tu disciplina.

Eso te hará sentir mejor con tu cuerpo, mente y espíritu, al ser coherente con tus objetivos planteados para este año.

Despertar todos los días a una hora.
Cuidar tu alimentación.
Salir de casa aunque haya mucho frío.

Todos son obstáculos que solo la disciplina te puede ayudar a superar.

Te darás cuenta que no vale la pena dar tregua a las excusas y que tu voluntad es una fuerza capaz de cambiar el mundo.

Por ende confiarás más en lo que eres capaz de hacer.

2. Actitud ganadora

Para ser disciplinado necesitarás de la ayuda de una actitud mental positiva, determinada y fuerte.

Así son los ganadores.

Deberás recordarte a ti mismo lo valioso que eres mediante refuerzos positivos.

Esto traerá consigo la construcción de una actitud ganadora.

Que a la larga te ayudará en cualquier episodio de tu vida.

3. Inspiración

La disciplina ayudará a que te inspires y a inspirar a los demás.

A pesar de que es algo que construyes para ti, es inevitable motivar a las personas que tienes cerca.

Quizás seas esa fuente de inspiración que otro necesite para iniciar el cambio que requiere en su vida.

Es claro que no lo haces por los otros, pero las herramientas que aprendes con la disciplina, serán como una luz para alumbrar el camino del resto del mundo.

Eres un ser social y de ti depende generar un impacto positivo o negativo.

4. Responsabilidad

La disciplina te ayuda a estar más consciente de las acciones que realizas cada día.

Porque te hace entender que cada acción produce una respuesta y te da un mayor sentido de responsabilidad al tomar decisiones.

La disciplina es una virtud que, como todo lo bueno en la vida requiere tiempo, esfuerzo y trabajo adquirirla.

Pero vale la pena empezar a desarrollarla pues es el ingrediente perfecto del éxito.

Intenta ponerla en práctica desde hoy y verás cómo resulta.

Comentarios de Facebook