4 cosas muy trágicas que pueden pasar en tu primer año de negocios

El primer año de negocios siempre es turbulento, porque es un tiempo de adaptación.

Por eso es importante mantener la calma y tomar previsiones al respecto.

Una buena estrategia es estar alerta y contratar asesoría en áreas especializadas.

Por ejemplo, un profesional que te ayude con las finanzas o uno especialista en marketing. Recuerda que no todo lo puedes hacer por tu cuenta, atrévete a delegar.

Poco a poco le agarrarás el ritmo al trabajo, así que ponte en marcha.

Pero con los pies en la tierra, porque lo malo también sucede y eso debes saber enfrentarlo.

Presta atención a estas cuatro piedras que se te pueden atravesar en el camino del emprendimiento.

1. Miedo al fracaso en los negocios

La mayoría de los emprendedores le tienen miedo a una derrota que los saque del juego.

Eso es normal. Se gana y se pierde, lo importante es que no te dejes llevar por eso.

El miedo es una amenaza capaz de paralizarte.

2. Socio equivocado

Cuando decides comenzar tu negocio, con una sociedad, analiza bien la situación.

Un socio conflictivo, que no vaya en tu misma línea, puede ser muy peligroso.

En ese caso, es mejor que te muevas por tu cuenta.

3. Pesimismo

Otra fatalidad que le puede ocurrir a cualquier emprendimiento es el pesimismo de quienes se metieron en este juego.

El primer año siempre es difícil, por eso necesitas de una actitud realista para poder sortear todos los problemas que se te vienen encima.

4. Ser absolutamente perfeccionista

Todos los extremos son malos, fatales.

El perfeccionismo es uno de ellos, porque es una actitud totalmente agotadora.

Así que deja a un lado este tipo de comportamientos y sigue adelante.

Lo peor que le puede pasar a tu empresa en su primer año de gestión, eres tú si no escuchas.

Recuerda que los todopoderosos también se equivocan.

Comentarios de Facebook