4 consejos para escribir un email cuando estás enojado

Mandar un correo suena sencillo, pero muchas veces es complicado redactarlo. Cuando hablamos con otra persona tenemos el apoyo de los gestos para darnos a entender, pero al escribir seguimos otras reglas. Puede que no tomen en serio tu correo si no está bien escrito y no va al punto. Así que presta atención a estos consejos, para darte a entender cuando más lo necesitas. Es decir, cuando tienes que reclamar algo.

1.- Cálmate y respira profundo

Nunca es bueno escribir cuando estás enojado. Así que respira, escribe un borrador y espera dos horas. Después, con la cabeza fría, vuelvelo a leer y has los ajustes necesarios. Toma en cuenta que siempre es mejor decir menos e ir al punto a enviar correos larguísimos que nadie lee.

2.- Léelo en voz alta

Antes de mandar tu correo, léelo. Has las pausas de comas y puntos, así sabrás si dice lo que quieres. También presta atención al tono, no seas grosero pero tampoco te disculpes mucho. Di lo que tienes que decir sin dejar de ser cortés. Un “gracias por tu atención” al final nunca cae mal.

Más de Jürgen Klarić ↓

3.- Usa formalismos

Si no sabes cómo hablarle a la otra persona, escoje los formalismos. Sólo si es alguien que conoces bien puedes hablarle de tú. Puede que se ofenda si de repente eres formal con él.

4.- Se conciso y ve al punto

No pierdas el tiempo diciendo cómo te sientes o expliques demasiado. Es un correo de trabajo y por lo tanto debe ser corto pero informativo. Antes de mandarlo revisa si no hay oraciones, palabras o párrafos completos que puedas quitar.
Como se trata de correos de trabajo hay que intentar ser objetivos. Puedes empezar recapitulando una conversación o correo anterior. Evita crear un ambiente hostil para tener mejores resultados.

Comentarios de Facebook