11 cosas que no le suman ceros a tu cuenta bancaria y debes dejar de hacer ahora

En tu camino al éxito financiero debes ser productivo sí o sí. Ahora bien, como ya te he explicado, el ser productivo nada tiene que ver con estar ocupado. Básicamente tu camino a una vida de libertad financiara está hecho de decisiones no muy grandes, pero sí sostenidas en el tiempo. Acá te dejo 11 hábitos que debes dejar a un lado si quieres agregar un par de ceros a tu cuenta bancaria cada final de mes, y no, esta no es una fórmula mágica:

1.-Si no quieres ser una persona bajo perfil, no tengas metas bajo perfil

Bien lo dicen por allí: las cosas buenas de la vida bien valen la pena. Al momento de plantearte objetivos no te conformes y no, no se trata de ponerte poco realista, se trata de ser progresivos. ¿Lograste algo?, ¿qué tal si ahora vas por un poquito más? Continúa y verás cómo lograrás muchísimo más de lo que te propusiste inicialmente.

2.- Bájale un poco a lo de multitask

Estudios demuestran que el 98 % de las personas no pueden realizar múltiples tareas con éxito. Al contrario, aquellos que defienden a capa y espada ser multitasking suelen ser los peores. De hecho, una investigación realizada en Stanford sostiene que los multitaskers suelen tener problemas para filtrar información irrelevante, organizar sus pensamientos y cambiar de una tarea a otra.

Si estás buscando ser productivo prueba con cerrar todas las pestañas del navegador que no estén relacionadas con la actividad que realizas, desactiva las notificaciones e interrumpe tu jornada solo al momento que le asignaste a la pausa activa.

3.-Mientras estés trabajando, cero redes sociales

Calma, antes que algún social media manager u otro profesional afín diga algo, este punto es para aquellos que su trabajo realmente no amerita estar conectado a las redes. Recuerda que ellas están diseñadas para mantenerte allí, siempre activo, lo que al final del día puede restarle un par de horas a tu productividad. Revísalas solo en tu tiempo de descanso.

4.- No te compares con nadie

No gastes energía y tiempo en esta práctica, porque con ella nunca nada termina bien. Siempre habrá alguien más inteligente, con más dinero, mejor aspecto y más exitoso que tú. Así que en vez de gastar tu tiempo en ver lo que otro tiene y lo que no, enfoca tu concentración en trazar un plan realista y oportuno para lograr crecimiento persona y tus objetivos a corto y largo plazo.

Más contenido de Jürgen Klarić ↓

5.- Reduce el tiempo con personas tóxicas

Con esto no quiero decir que le quites el habla, arruines una amistas y mucho menos armes una escena. Se trata de limitar aquellas personas y entornos que te restan tu energía y te llenan de pensamientos tóxicos. En algunos casos, sobre todo si son familiares cercanos, es muy difícil romper el vínculo, pero puedes disminuir el tiempo que compartes con ellos y verlos de vez en cuando. Recuerda que una influencia negativa te desenfoca y te aleja de cualquier objetivo, sea este financiero o personal.

6.- Cero excusas

Lo creas o no, una vida donde las excusas y la postergación son el pan de cada día tiene como resultado un par de ceros menos en tu cuenta. Piénsalo así, las personas que tienen éxito financiero tienen algo en común, son oportunos y contundentes al momento de tomar decisiones, rara vez se andan entre las ramas. Las personas que siempre ponen excusas para todo, por lo general, son personas con actitud de víctima y las personas exitosas nunca tienen esa actitud.

7.- No seas perfeccionista

El perfeccionismo nada tiene que ver con la excelencia. No gastes tiempo que no tienes en detalles que solo notarás tú. Elige, ante todo, ser eficiente y efectivo. Estudios revelan que las personas perfeccionistas por lo general son menos productivas y, como dije en principio, la libertad financiera llega cuando eres productivo.

8.-Deja las quejas a un lado

Es sencillo: tu enfoque influye en tus decisiones. Los niveles de optimismo o pesimismo influyen directamente en tu salud física y emocional. Cuando ves el vaso medio lleno y tienes buena actitud tienes más energía para encontrar soluciones y darle un vuelco a tus circunstancias.

9.-  Delega

No tienes ni debes llevar el peso de todo en tus espaldas. Aprende a delegar y eso se logra cuando empiezas a hacerlo. Estar en todo es estar en nada. Confía en tu equipo de trabajo y en tu familia, de esta forma podrás tener tiempo para producir ideas que generen mayores ingresos.

10.- ¿Son tan importantes esas reuniones?

No desperdicies tu tiempo en largas juntas que solo retrasan la productividad del equipo. La próxima vez que convoques o tengas que asistir a una junta, evalúa si realmente están claros los objetivos de ella y si la mejor forma de alcanzarlo es ocupando todo el equipo en ese tiempo. En ocasiones es preferible hablar puntualmente con las personas indicadas y que ellas comuniquen al resto.  Recuerda que el tiempo vale oro, porque con el haces dinero y no al revés.

 

 

 

Comentarios de Facebook