10 tips que debes aplicar antes de cumplir los 30

Aclaro antes de empezar: la edad nunca será una limitante para mí, ni para nadie. Y da igual si tienes 30 o 50, evolucionar siempre debe ser el objetivo de todos. Ahora bien, si te acercas a tus 30,  aquí un par de consejos para vivir esa edad en la que, aunque ya no eres un muchachito, tienes la curiosidad intacta como para experimentar, replantear objetivos y, sobre todo, comerte al mundo.

1. Tiempo sin propósito = tiempo perdido

Lo primero que quiero decirte es que el tiempo, sin ninguna intención o propósito, es solo tiempo perdido. Entre más rápido asimiles esto, menos remordimientos y reproches te harás en el futuro. El tiempo es lo único que no se recupera, pero con el tiempo (bien invertido) se recuperan muchas cosas; puedes levantarte de la quiebra, puedes bajar de peso,  puedes superar a tu ex. La clave está en ver tu tiempo con el mayor de tus activos, ¡no lo pierdas en pendejadas!

2. Creer que el descanso es postergable

Si de alguna forma has seguido mi trabajo, sabes que soy un hombre bastante ocupado. Tengo mil cosas que hacer siempre y sí, aunque todas son importantes, con el paso de los años aprendí que tomarme un tiempo para descansar además de necesario, no es postergable. Y con esto me refiero a dormir sí, pero también a tomarte unos minutos para detenerte, pensar y replantear. Porque sí,  sé que tienes tiempo, sé que tienes mucha energía, ya que ni siquiera llegas a los 30, pero créeme, mientras más rápido saques tiempo en tu agenda para el descanso, más rápido le sacarás provecho a las horas que estás despierto.

3. Tragos y cigarrillos casuales

No quiero sonar como un monje, pero en serio, los tragos y fumaditas sociales, esas que haces los fines de semana y aseguras que no te perjudican en nada, te pasarán factura en unos años. Entre más rápido empieces a cuidarte, más calidad de vida tendrás en el futuro. Y no me refiero a que nunca te tomes alcohol, pero si tienes como costumbre tomar un par de tragos y otros par de cigarrillos cada fin de semana semana con tus amigos, tienes que saberlo: ¡estás matando lentamente a tu cerebro!

4. Acéptalo tu metabolismo cambiará

Sí, esa deliciosa basura que compraste en Mc Donalds o KFC siempre te ha hecho daño, pero después de los 30 su toxicidad se triplica. Tu metabolismo no será el mismo, así que no lo acribilles con tanta chatarra, porque no responderá de la misma forma y le quitarás un montón de energía y salud a tu cuerpo. Establece nuevos hábitos alimenticios.

5. Elige con conciencia qué vestir

Suena superficial, pero la ropa que eliges dice mucho más de ti y tu estilo de vida de lo que crees. Es momento que identifiques tu estilo e inviertas muy bien tu dinero en las prendas que adquieras. No te apresures a comprar lo más barato o lo que está de moda, evalúa qué quieres proyectar y escoge en función de ello.

6. Si vas a estar en pareja que sea con propósito

Estar con alguien solo por estar es realmente una pérdida de energía y tiempo. Si te vas a comprometer en una relación sentimental, elige a alguien con quien puedas compartir una visión. Uno de los proyectos más importantes en tu vida, si no es el más importante, es tu familia. Elige bien con quién conformarla.

7. Haz las cosas que quieres hacer y no las que piensas que debes hacer

A medida que van pasando los años te das cuenta que por presión, por el que dirán, por las expectativas que impone tu familia o incluso tu pareja, terminaste haciendo cosas que no te hacen feliz, que no te acercan a tus metas, que nada tienen que ver con tu proyecto de vida. Empieza a decir ‘no’ a esas cosas que se suponen debes hacer y dile ‘sí’ a lo que realmente quieres hacer.

8. Que tu salud física no cueste tu salud mental

Está genial que ya tengas claro que el sedentarismo no te dejará nada bueno y que es necesario ejercitarse. Ahora es importante que recuerdes que una rutina de ejercicios exagerada e intransigente puede costarte tu salud emocional y mental. Ese no es un buen negocio. Lo mejor es encontrar un equilibrio; ama tu cuerpo y sácale partido, pero no te obsesiones con estándares irreales para tu contextura o fisionomía.

9. Evita los gastos hormigas

Es momento de ponerle atención a tus finanzas, -y con esto no te estoy diciendo que te conformes con una vida austera o seas una mente pobre- planifica; fíjate en qué estás gastando, aparta dinero para ahorrar, otra parte para invertir y otra para tus egresos e ingresos. Te darás cuenta que se te va el dinero en muchas pendejadas que, de momento, no representan mayor gasto, pero al final del mes es más dinero del que te imaginas.

10. Aventúrate

Si bien es cierto que a los 30 ya no eres un muchachito/a y debes tomar decisiones mucho más conscientes, también es cierto que a esa edad puedes aventurarte a hacer cosas que, quizás, cuando tengas más años y otras responsabilidades, no podrás hacer con tanta facilidad. Viaja, conoce personas, emprende, tírate en parapente.

En conclusión: entre más rápido tomes conciencia sobre cómo inviertes tu tiempo y con quién lo inviertes, más posibilidades hay que tus próximos 30 años sean realmente extraordinarios.

 

¡Nos vemos en la cima, campeón/a!

 

Tu amigo y mentor,

Jürgen Klarić.

 

Comentarios de Facebook